Tres partes de su montacargas que ni siquiera se le ocurrió revisar

Cuidar de su montacargas es proteger una inversión que no sólo significa dinero, sino ahorro de tiempo y eficiencia para las labores dentro de su negocio.

Por ello, realizar inspecciones de rutina es una buena práctica para procurar el buen estado de la maquinaria, pero mucho ojo, pues en estas revistas muchas veces se escapan algunas piezas cuyos daños no son tan evidentes.

Aquí le presentamos tres partes de su carretilla elevadora que pueden pasarse por alto hasta que se presenta una falla:

  1. Llave de encendido: aunque pueda sonar bastante obvio, se sorprendería de la cantidad de equipos de los que no se cuenta con el duplicado correspondiente. Dado que se trata de máquinas que no son de uso tan común, es evidente que no cualquier cerrajero podrá ayudarlo en un caso de emergencia. Prever que esta pieza de metal puede romperse o perderse puede ahorrar la pérdida de varias horas o días de trabajo con ella. Si usted ya echó mano de la copia con que venía su montacargas, lo más recomendable es sacar una más con tiempo y no hasta que se presente alguno de los casos descritos. Por otra parte, también es recomendable atender la ranura de encendido cuando se note alguna falla y no estar prendiendo el aparato con “mañas”.
  2. Pedales de freno: en este caso, no sólo se trata de que al pisarlo la unidad se pare y ya, sino que debe estar correctamente calibrado, ni muy duro ni muy flojo, además de que sus gomas antiderrapantes aún cumplan su función, puesto que si se encuentran lisas pueden ocasionar accidentes tan sólo con que resbale el pie del operador cuando deba detenerse.
  3. E-brake: imagine que va en su auto subiendo una pendiente empinada y de repente, al tratar de detenerse en una intersección para luego seguir avanzando, descubre que no tiene frenos y al jalar el de mano el tubo se atasca o se zafa. Peligroso, ¿cierto? Pues lo mismo puede ocurrir con su montacargas, que también cuenta con un freno de emergencia para prevenir que el vehículo se venga atrás ante una situación similar. Probarlo regularmente y darle mantenimiento puede evitarle accidentes.

Como éstas, existen otras tantas partes que, aunque no reporten daños tan evidentes como se ven comúnmente en las horquillas, el mástil, las llantas y los respaldos de carga, es preciso monitorear constantemente para tener la certeza de que su montacargas opera al cien por ciento y brindar seguridad a su personal y su equipo.

En Montacargas del Valle de México, le ofrecemos soluciones para el mantenimiento preventivo y correctivo de su maquinaria para almacén. Conózcanos y permítanos ayudarlo a proteger su inversión.

Call Now ButtonLLÁMA AHORA