¿Montacargas con o sin asiento?

Antes de comprar o rentar un montacargas, es indispensable que evalúe diversos factores para que su maquinaria le sea realmente útil de acuerdo con las necesidades de su negocio, tales como el espacio en donde va a utilizarlo, la maniobrabilidad, la cantidad de carga a la que va a someterlo y, por su puesto, su costo.

Sin embargo, la amplia oferta de carretillas elevadoras puede hacer que elegir la más adecuada sea complicado, por lo que aquí le hablamos de un primer rasgo que debe considerar para ir descartando modelos y llegar al que será más efectivo para usted; estamos hablando de los montacargas con y sin asiento.

Montacargas con asiento: facilidad de manejo para espacios amplios

Los montacargas para ir sentado tienen un diseño que responde, por decirlo de alguna manera, a las formas de un auto convencional, con su silla, volante, pedales y palanca para conducirlo, aunque a esto se suman los controles de carga, entre otras particularidades.

Esta ventaja, permite que la capacitación de los operadores sea más sencilla y que, además, su trabajo sea menos arduo, pues brinda un sitio en donde sentarse que se traduce en mayor confort sobre todo si las jornadas empleando este aparato son largas.

No obstante, si usted cuenta con una bodega pequeña o los espacios para circular y maniobrar son muy reducidos esta opción no suele ser la mejor, pues su margen de giro no es demasiado y podría ocasionar accidentes, además de que su manejo será lento para evitar choques.

Montacargas para conducir parado: aliado en pequeños espacios

Continuando con lo antes dicho, los montacargas para ir de pie son sumamente útiles en sitios pequeños, ya que tienen la capacidad de dar la vuelta casi sobre su propio eje, por lo que no necesita mucho espacio para maniobrar.

Aunado a ello, sus dimensiones son también por lo general más compactas, no si bien encontramos algunas maquinarias de este tipo que son de tamaño mayor en respuesta a la capacidad de carga que deben soportar.

Como desventajas, se encuentra que su uso durante mucho tiempo es cansado al tener que estar siempre de pie y que su manejo a través de palancas y botones puede llegar a ser confuso para conductores inexpertos, que podrían confundir los controles de avance con los de elevación.

Ahora que ya conoce un poco más acerca de estas dos variedades de carretillas elevadoras, sólo cabe mencionar, a manera de conclusión, que existen tres factores principales que considerar para elegir entre una u otra: espacio, tiempo de trabajo y carga.

Así, para sitios estrechos, y jornadas y cargas moderadas, convendrá más un montacargas para ir de pie, mientras que para lugares amplios, varias horas continuas de trabajo y grandes pesos a elevar, será mejor uno con asiento.

Si aún con estas recomendaciones no sabe qué maquinaria elegir, en Montacargas del Valle de México lo asesoramos. Contáctenos y deje que nuestros expertos lo ayuden.

Call Now ButtonLLÁMA AHORA